Planificación Digital

Inicio Planificación Digital

La planificación digital es una disciplina proactiva. El planificador debe desarrollar una estrategia a largo plazo que sea relevante para los medios de comunicación y que genere un impacto en el público objetivo.

Es importante tener en cuenta que, mientras que la comunicación offline hace referencia a un solo mensaje enviado a varios lugares al mismo tiempo y recibido por personas que no podrán ser identificadas, la comunicación online en cambio, está conformada por múltiples mensajes que pueden ser enviados en diferentes momentos, a diferentes lugares y a diferentes personas de acuerdo al perfil de usuario que poseen. En online, nadie escucha los mensajes publicitarios, sino que se generan conversaciones y debates en torno a las marcas o productos en campaña.

Otros aspectos fundamentales a tener en cuenta sobre la planificación digital son los siguientes:

Determinar qué es lo que hace que una campaña sea exitosa

Cualquier estrategia digital debe ajustarse a los objetivos de los clientes y estos serán los puntos de referencia para medir el éxito de la campaña.

Articular los objetivos de negocio, el plan debe ser compatible con los objetivos de negocio. Traducir los objetivos de negocio en objetivos específicos y cuantificables a largo plazo.

Definir el proyecto

Una vez que una estrategia se ha desarrollado, el planificador digital deberá trabajar en conjunto con el equipo que conforma el área de cuentas y de proyectos, para determinar que la estrategia pueda cumplirse dentro del periodo de tiempo establecido. En esta etapa se especificará el plan completo de la campaña con los plazos y tareas establecidas por área.

Instrucciones para el equipo

El planificador digital es el responsable de informar al equipo que entregará la estrategia, sobre la última información que se consiga o sobre los cambios que se presenten antes de iniciarse la campaña. Es importante la elaboración de un brief antes de iniciar la campaña, donde se detalle la parte creativa y técnica que se aplicará a la campaña.  El brief deberá abarcar los siguientes aspectos:

Participación: ¿Cómo va a interactuar la audiencia con el sitio web?

La creación de valor: ¿De qué manera el enfoque digital va a añadir nuevas cosas a la conciencia de la marca, a la mensajería y a la estrategia en los medios de comunicación generadas por el cliente?

Entrega a la comunidad: ¿Qué se puede compartir libremente con la comunidad? ¿Se les da conocimientos, prestigio o recompensas más tangibles, como descuentos o códigos con cupones?

El valor tangible: ¿Qué valor real va a generar el proyecto? Esto podría ser dinero, clientes potenciales o suscripciones al producto o servicio.

Comportamiento: ¿Cómo se relaciona el valor otorgado por el marketing online con el comportamiento de los usuarios identificados antes en el proceso de planificación?

Medir los resultados

Después de que se ha entregado la estrategia, el planificador digital debe medir los resultados con las metas propuestas antes de la activación de la campaña. Esto implica el estudio de informes de análisis web para identificar los niveles de tráfico generados en un sitio web. Cualquier referencia que se utilice, tiene que ser medible y real. Las estadísticas cuantitativas son mucho más fáciles de evaluar que las cualitativas.

Hacerlo todo de nuevo

Finalmente, cabe resaltar que la planificación digital es una actividad cíclica, un proceso a seguir para cada cliente y para cada campaña. Por lo que el planificar digital debe emplear continuamente las herramientas de medición de resultados que posea para poder realizar una evaluación constante de la campaña, para poder pasar a la siguiente fase del proyecto, debe saber que fue lo que le funcionó y continuar haciendo lo mismo, o de lo contrario deberá averiguar qué es lo que no funcionó o no fue práctico para erradicarlo o corregirlo.