Experto Marketing Digital

Inicio Experto Marketing Digital

Dado que la digitalización continuará aumentando, así como las nuevas tecnologías y herramientas, los expertos en marketing digital deben estar preparados para afrontar los numerosos desafíos que esto supone.

Los expertos en marketing digital han de ser pioneros a la hora de adoptar innovaciones tecnológicas y deben aprender a sacarles el máximo partido. Para ello, es deseable que posean conocimientos de HTML, lo que les ayudará a poner en marcha nuevas estrategias de marketing y analítica web desde un punto de vista más técnico.

Capacidad de aprendizaje. Lo dicho con las nuevas tecnologías se puede extrapolar al conjunto de su ámbito profesional. Cada día surgen novedades y herramientas que pueden revolucionar su trabajo diario, por lo que tiene que estar siempre atentos. Lejos de asustarse, deben de conocer rápidamente su manejo, con el objetivo de integrarlas satisfactoria en su estrategia de marketing. Y si es posible, antes que lo hagan sus competidores.

Adaptación al cambio. La flexibilidad es clave: hay que encontrar nuevas vías para llegar al cliente, asumiendo para ello nuevos retos y riesgos. Esto exige una gran capacidad para anticiparse a las nuevas tendencias y evolucionar continuamente. Y por supuesto, también presupone una serie de competencias transversales que, más que una ayuda, son un requisito indispensable: autonomía, resistencia el estrés, establecer prioridades y saber adoptar decisiones en situaciones difíciles.

Visión de negocio. Independientemente de cuál sea su función en la empresa, los expertos en marketing deben tener alma de emprendedores. Además de conocimientos y experiencia, las empresas piden intuición e iniciativa a los marketers que aspiran a trabajar en ellas. Se espera que sean capaces de generar nuevos proyectos y soluciones, y que estén dispuestos a experimentar con los recursos disponibles.

Capacidad de análisis. El Big Data va a más. Los datos se han convertido en grandes cantidades de información que hay que saber organizar y analizar para tomar decisiones acertadas. Sólo así se puede saber si una estrategia de marketing está funcionando y, en el caso de que no sea así, reorientarla. Esto implica capacidad de análisis, curiosidad e inquietud. No basta con preguntarse qué ha pasado: hay que interrogarse acerca de las causas han conducido a la situación en cuestión, e intuir qué factores están condicionando el comportamiento de los usuarios.

Creatividad. A los profesionales del marketing se les exige que sean un pozo sin fondo por lo que respecta la originalidad y la innovación. Sólo así, mediante la adopción de estrategias diferentes y rompedoras, quienes están a cargo de la imagen de las marcas podrán diferenciarse de otros marketers de la competencia.