¿Espiar al usuario para segmentar mejor? El dilema para Facebook

Fusiona2

¿Hasta qué punto conocer al consumidor puede estar detrás de la línea de que se consideraría como espiar?

El modelo de negocios de la mayoría de plataformas web, es aprovechar sus audiencias ofreciendo espacios publicitarios con públicos segmentados con gran precisión gracias a las posibilidades que los medios digitales ofrecen, no obstante, el afán por ofrecer información cada vez más específica a los anunciantes, puede llegar a cruzar la línea con el tema de la privacidad y lo que sería considerado como espiar a los usuarios.

Claro está que cualquier usuario de servicios como Facebook, acepta en los términos y condiciones del servicio cuando crea su cuenta, sin embargo,  la realidad es que muy poca gente lee el contrato, y por tanto, ignora cómo son usados sus datos personales, así como los datos derivados de su interacción con la plataforma (likes, shares, follows, etc).

En días recientes trascendió la noticia de que Facebook escucha las conversaciones por medio del micrófono de los smartphones, esto con el fin de detectar palabras clave que disparan anuncios. Sin embargo, el tema no era realmente nuevo, pero causó gran impacto mediático debido a que se trataba de una función poco conocida.

Asimismo, las conversaciones en texto dentro del ecosistema de Facebook, pueden ayudar a identificar los intereses del usuario y mostrarle publicidad acorde con ellos.

Ahora también ha comenzado a sobresalir el uso de la geolocalización como factor que determina las sugerencias de amigos, lo cual puede significar un impulso para aumentar la ya gigantesca base de usuarios de Facebook, y con ello, agregar valor a los datos que la empresa puede ofrecer a los anunciantes para colocar sus anuncios.

Sin embargo, a pesar de la poca importancia que los usuarios parecen manifestar respecto a la utilización de sus datos personales, el auge de servicios como Snapchat, donde los contenidos se convierten en algo desechable y que por lo tanto no se almacena en servidores externos, es también un reflejo de cómo el modelo de negocios de Facebook no se encuentra tan asegurado hacia el futuro, lo cual también puede deducirse a partir de la paulatina baja en el número de contenidos compartidos dentro de la red social de Mark Zuckerberg.

Fuente: Merca 2.0

Sin comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *