Cómo usar google analytics para mejorar tu sitio web 📈

Fusiona2

Cómo usar google analytics para mejorar tu sitio web

Una página web atractiva, optimizada y, en general, en plena forma es la base imprescindible de cualquier estrategia de marketing. Atraer tráfico a tu propia web asegura que tú estás en control del proceso y que puedes dirigir a los usuarios a través del embudo de conversión.

Para los que administramos sitios web, Google Analytics es el equivalente a los reportes e informes que los departamentos operativos de una empresa rinden a su alta gerencia. Los números que allí se reflejan sirven a los gerentes para determinar la estrategia a seguir para mantener o mejorar el desempeño de la compañía.

Vigila tu tasa de rebote: la tasa de rebote es uno de los datos más importantes para optimizar tu web. Si un gran número de tus visitantes se va del sitio después de visitar solo una página, sabes que tienes un problema. Pero la solución está totalmente a tu alcance: solo tienes que revisar a fondo esta página y mejorarla con llamadas a la acción más efectivas o contenidos más atractivos.

Analiza nuevos mercados potenciales: un uso de Google Analytics en el que quizás no habías reparado es el de descubrir nuevos mercados potenciales para tus productos y servicios.

via GIPHY

Si tu empresa opera a nivel global o te estás planteando la internacionalización, puedes analizar de manera separada el número de visitantes y los ratios de conversión de diferentes países para ver dónde te conviene concentrar tus esfuerzos.

Identifica tus mejores contenidos: si te dedicas al marketing de contenidos, sabes cuánto cuesta dar con aquellos contenidos que realmente resuenan con los usuarios. Por eso, cuando lo has conseguido, quieres tener claro lo que ha funcionado para poder repetirlo. Y gracias a Analytics, lo tienes muy fácil: solo tienes que buscar las páginas con más tráfico, conversiones y resultados.

Usa el modelo de atribución correcto: el modelo de atribución es un dato que puede pasarse fácilmente por alto, pero es importante para tener más información sobre los canales más efectivos para convertir.

Por defecto, el modelo de atribución en Google Analytics es “última interacción”. Si quieres usarlo para mejorar tu web, prueba a cambiarlo a “primera interacción” y úsalo para entender mejor cómo contribuye cada uno de los canales a las conversiones.

Estudia el flujo de comportamiento: el informe de flujo de comportamiento es toda una joya para entender mejor el camino que siguen los visitantes en tu web. En lugar de darte simples estadísticas numéricas, este informe te permite ver gráficos sobre la ruta que siguen los visitantes en tu web. De esta manera, podrás ver fácilmente con qué páginas interactuaron o cuál fue la última que visitaron antes de abandonar la web.

Examina las tendencias: las diferentes métricas de Google Analytics son dependientes entre sí. A veces, una infografía viral puede aumentar tu tasa de rebote, o colocarte en los primeros puestos para una palabra clave competitiva puede bajar el número de páginas por sesión. Por eso, en lugar de fijarte en un dato y un momento concretos, necesitas tener una visión global de las tendencias a lo largo del tiempo.

Descubre las mejores fuentes de tráfico: básico, pero imprescindible: necesitas saber si el tráfico orgánico o el pagado es el más importante para tu web, y cuáles son las fuentes más rentables dentro de cada uno de ellos. De esta manera, podrás optimizar tu inversión en los sitios y anuncios que realmente funcionan.

Estudia el flujo de usuarios: junto al flujo de comportamiento, el informe de flujo de usuarios es otra métrica imprescindible para mejorar tu web. Gracias a él, podrás entender el comportamiento de los usuarios, su interacción con la página web, lo que les gusta y lo que no. Solo así podrás hacer cambios informados para conseguir los mejores resultados.

Aprovecha las páginas que llaman la atención: si estudias el tiempo en página en tu web, podrás identificar fácilmente las páginas que llaman más la atención de los usuarios. Para sacar partido de esta información, necesitas optimizar estas páginas para conseguir conversiones. En definitiva, se trata de una manera sencilla de incrementar tu retorno de inversión (ROI).

Prioriza el móvil: Google Analytics te permite saber qué cantidad de tráfico a tu web procede de ordenadores de escritorio y de dispositivos móviles. Y dada la creciente prioridad del tráfico móvil, la optimización para este tipo de dispositivos es una de las mejores maneras de mejorar tu web. Si el tráfico móvil tiene una tasa de rebote elevada, ha llegado el momento de mejorar los tiempos de carga.

Echa un vistazo a la atribución multicanal: al disponer de datos agregados, Analytics nos permite comprender en profundidad qué canales influyen en los resultados.

Identifica las palabras clave estrella: ¿Qué términos están buscando los usuarios cuando te encuentran? ¿Y cuáles te gustaría que fueran? Si consigues alinear la respuesta a estas dos preguntas, tendrás mucho ganado para optimizar tu web.

Activa Google Search Console: para conocer a fondo tu tráfico orgánico, necesitas recurrir a Google Search Console. Muchos usuarios se saltan este paso por desconocimiento o pereza, pero no caigas en este error. Aquí podrás encontrar un montón de datos para analizar, como el desempeño de diferentes palabras clave y los resultados que ven los usuarios en su búsqueda antes de decidirse a hacer clic en tu sitio.

Por último, el consejo estrella para mejorar tu web es que no hay métricas mágicas. Si te centras en un solo dato, perderás tu perspectiva global, así que dedícale el tiempo necesario a tu análisis para ver cómo se comporta todo el ecosistema de tu web.

Gráfico de visitas

Aunque hay mucha más información disponible, en la pestaña “Visión General” podemos encontrar un resumen de los números que más nos interesan. El primero de ellos, es el gráfico de visitas.

Este gráfico nos permite analizar el tráfico que ha tenido el sitio durante un determinado periodo de tiempo. Lo ideal es que a medida que transcurren los meses, la cantidad de visitantes aumente o, en el peor de los casos, se mantenga dentro de ciertos límites. Una caída constante en el tráfico del sitio es indicador de que algo no anda bien y debemos analizar con detalle lo que podría estar fallando, para eso debemos apoyarnos en el resto de los datos que muestra el informe.

Junto al gráfico de visitas, aparece un pequeño gráfico circular -también conocido como gráfico de torta o de pastel- en el que podemos comparar fácilmente el número de nuevos visitantes contra el número de visitantes que retorna. El primero nos indica, del total de visitantes, que porcentaje visitó nuestro sitio por primera vez. El segundo, nos indica la cantidad de visitantes fieles que tenemos, aquellos que encontraron algo útil en el sitio y regresaron en busca de más información.

¿Te has quedado con ganas de más?

Recibe semanalmente Contenidos exclusivos de Marketing Digital y Social Media directamente en tu mail.

 

Sin comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *