4 diferencias claves entre el marketing tradicional y el Growth hacking ☑️

María Eugenia

Hoy en día vivimos en una era digital, donde el abordaje de la tecnología digital está transformando substancialmente a las sociedades y las están impulsando a crear cambios significativos en los modelos de negocios. Esta transformación evoluciona tan rápidamente que el marketing de hoy se basa en consecuencias masivas para identificar, anticipar y satisfacer las necesidades de los clientes.

El marketing se recicla y se adapta a los nuevos tiempos digitales, de ahí que, seguramente has escuchado del Growth hacking y las ventajas que definen esta nueva especialidad respecto al marketing tradicional. No obstante, déjame decirte que ambos provienen del mismo lugar, del universo marketero, pues siempre han existido y persiguen el mismo objetivo, el de ayudar a las a marcas a crecer con un enfoque analítico y a conquistar el éxito, sólo que lo hacen de manera completamente diferente para llegar a la misma meta.

De acuerdo a la compañía especializada en performance marketing Direct Spark, las diferencias entre el marketing tradicional y el Growth hacking se deben a fundamentalmente a estos cuatro aspectos:

1. Las personas

En el ámbito del marketing tradicional al momento de tomar decisiones eligen fundamentalmente como referencia las opiniones y las jerarquías. Mientras que el Growth hacking hacen gala de una personalidad más analítica y toman las decisiones en base a los datos.

2. El Foco

El último objetivo del marketing tradicional es hacer que la gente quiera un determinado producto y para ello pone el foco en el branding, la adquisición y activación de clientes en todo el ciclo de vida del producto. Sabe diseñar un plan de marketing y un presupuesto (que a ser posible sea jugoso) y sabe gestionar campañas de publicidad en TV, radio, periódicos, banners en páginas Web, incluso Adwords y Facebook Ads.
Por su parte, el Growth hacking se esfuerza en alumbrar productos que la gente verdaderamente desee, esperando a que tales productos estén verdaderamente maduros para lanzarlos al mercado y con un poco de suerte enamorar al cliente.

3. Canales

La publicidad pagada (en múltiples canales) es la amiga íntima del marketing tradicional, mientras que el Growth hacking apuesta por fórmulas “low cost” (o totalmente gratuitas) para promocionar el producto. Entre tales fórmulas destaca, por ejemplo, la utilización del propio producto como canal de distribución. Es lo que hace Dropbox, que proporciona almacenamiento gratuito al usuario cada vez que un amigo decide suscribirse también a este servicio.

4. Procesos

El marketing tradicional no tiene un embudo claramente predefinido, pone el acento en el “brand awareness” y la reputación, rara vez pone sobre la mesa resultados verdaderamente medibles. Todo lo contrario a Growth hacking, preocupado más por definir con claridad las diferentes fases del funnel de ventas, determinar los objetivos específicos y medibles, haciendo uso de las analíticas para rastrear los objetivos, además de ejecutar al igual que optimizar experimentos a lo largo de todo el proceso.

Es importante destacar que a pesar de conocer las diferencias significativas que puedan existir entre ambos, la separación entre el mundo digital y el tradicional será cada vez más borrosa, pues las empresas más grandes ya comenzaron a darse cuenta de que al combinarlas no dudarían en verle la gran oportunidad que pueden aprovechar al abarcar más nichos de mercados, tener un margen de actuación más amplio y aumentar los clientes, empleando cada vez muchos menos recursos.

¿Te has quedado con ganas de más?

Recibe semanalmente Contenidos exclusivos de Marketing Digital y Social Media directamente en tu mail.

 

Sin comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *